Esteban Recoba, trabaja en Laboratorio Roche desde hace 16 años, y desde el 2006 como responsable de ventas en la unidad Oncology, en la franquicia CRC  y LUNG Cancer. Estudió Marketing en la Universidad de la Empresa (UDE).

“El desafío implica contribuir  y facilitar el acceso de las terapias a los pacientes que la necesitan, tratando de desarrollar modelos de acceso, de contribuir en la actualización médica en lo que concierne a nuevas terapias, así  como impulsar y promocionar el portafolio de tratamientos oncológicos, siempre regido por los más altos estándares éticos y de compliance  existentes, por tal motivo la formación en valores resulta especialmente fundamental para poder ejercer esta actividad”, explicó Batista.

¿Por qué elegiste la Universidad de la Empresa?

Pertenecí a las primeras generaciones de La Licenciatura en Ciencias de la Comunicación de la Udelar. Desde muy temprana edad tuve claro que mi vocación era la publicidad, tal vez influenciado por haber leído un libro que me fascinó, “Las formas ocultas de la propaganda” de Vance Packard, aún cuando no había terminado la Secundaria, pero que marcó el camino por el cual quería transitar en mi vida profesional. Al culminar la licenciatura  quedaba claro que la publicidad era una herramienta importante del Marketing y que las campañas que tanto me gustaban por esos tiempos eran solo una pata importante dentro de una estrategia de marketing. Una vez que comprendí esto, me apasione por desarrollar mis conocimientos en mercadotecnia, y así fue que me vincule con la UDE, que era pionera en  esos tiempos, y que fue la primera universidad en desarrollar carreras de grado y postgrado en Marketing.

¿Cuáles de los valores de la UDE crees que tienen mayor significación?

La Carrera en Marketing de UDE fue de las experiencias formativas más gratificantes no solo por las herramientas técnicas que me facilitó, sino porque los valores propuestos son el activo más fuerte que preservo, como por ejemplo el énfasis en generar pensamiento propio a partir de todos los enfoques, en aprender a utilizar  la información para poder construir a partir de ella definitivamente hace la diferencia, porque de hecho la información siempre está ahí disponible, pero priorizar el aprendizaje analítico enseña a automodelarse como  profesional y a tomar decisiones, elemento esencial en la formación de líderes.

¿Cómo han sido tus relaciones humanas y sociales en el ámbito de la UDE?

La UDE también me dio grandes amigos. Formé parte de un grupo magnífico, con quienes compartimos muchas horas de estudio y la experiencia de cursar  una carrera de postgrado en Marketing y obtener la doble titulación en IDE-CESEM en Madrid, vivencia esta que aparte de “hermanarnos” contribuyó a que algunos compañeros hayan alcanzado posiciones de liderazgo en compañías de primer nivel en mercados muy importantes como por ejemplo Brasil.

¿Cómo viviste tu graduación?

La graduación siempre es muy satisfactoria, es definitivamente el final de una etapa pero es también el comienzo de otra, y a su vez un desafío en sí mismo, el desafío de aplicar y ejercer lo incorporado, de demostrarse que uno es capaz de desarrollarse desde el conocimiento, y de ser competente y competitivo, en mi caso lo viví con gran felicidad, y me dio confianza para afrontar mis decisiones con espalda más ancha.

Enfrentado a la realidad, con la formación adquirida en la UDE, ¿cuál ha sido tu experiencia en el mercado?

Como siempre pasa en la vida y en los negocios, la realidad es bastante más compleja  que todos los casos prácticos que uno haya podido enfrentar durante la carrera, en los cuales siempre había por lo general una sola forma de resolución. Pero el énfasis en tener la capacidad de utilizar el conocimiento para generar resoluciones propias me ha dado, sin duda, una forma de abordar los temas y las dificultades, que en la mayoría de los casos me permite buscar varias formas de resolverlos.

¿Qué herramientas específicas te brindó la universidad?

Desde 1999 trabajo en el área comercial de la industria Farmacéutica en un laboratorio líder mundial en Oncologia y Biotecnología. La dinámica y la competitividad de este sector es brutal y exige  no solo tener las herramientas técnicas indispensables para el ejercicio, sino también valores éticos, de integridad y de convicción de buenas prácticas, aspectos estos que fueron prioritarios durante mi formación en la UDE y que por este motivo son parte estructural en mi forma de afrontar mi profesión. La Carrera me dio un marco teórico a través  de la acumulación de experiencias, me facilitó el manejo de las herramientas necesarias y ahondó en el desarrollo de los valores para ser exitoso en el abordaje del mundo empresarial. La planificación estratégica, diseñar escenarios de futuro, no predecir los cambios sino forzar el cambio, la integridad en los negocios, y el tener la capacidad de poder poner foco aprendiendo a sacrificar, son algunos de los legados de la carrera.

SomosUDE 13 Esteban Recoba

Share This