Beatriz Leibner, en el año 2004 egresó de la Universidad de la Empresa (UDE) como Licenciada en Diseño Aplicado. Actualmente cursa la Maestría en Educación en nuestra Institución. Se desempeña como Coordinadora Académica y docente de la Facultad de Diseño de la UDE. También es Responsable de Dragoncomics Editora, emprendimiento personal.

¿Por qué elegiste la Universidad de la Empresa?

Como estudiante elegí la UDE porque ofrecía un plan de estudios muy completo que vinculaba distintas áreas de inserción laboral y una fuerte formación hacia el mercado sin descuidar los aspectos creativos y teóricos fundamentales en una carrera universitaria. Hay que tener en cuenta que ya en el 2001, año en el cual ingresé a la Facultad de Diseño y Comunicación, la UDE ofrecía un enfoque que con posterioridad se reconoció como Emprendedurismo. Luego, como profesional volcada a la docencia elijo la UDE porque creo que la visión del diseño que impartimos es la que más se ajusta a las necesidades del país. Me siento orgullosa de formar parte de la propuesta académica porque es dinámica y me motiva y desafía constantemente.

¿Cuáles de los valores de la UDE tienen mayor significación

La formación y actualización continua me parece uno de los principales valores que se ve reflejado en nosotros como profesionales y docentes y que buscamos transmitir a los futuros profesionales, junto con la curiosidad y la pasión por la profesión al servicio de la sociedad.

¿Cómo han sido tus relaciones humanas y sociales en el ámbito de la UDE?

Vibrantes, uno aprende de la diversidad, de escuchar, observar y también del intercambio constante. La negociación es fundamental y para esto la empatía, poder colocarse en el lugar del otro para entender su punto de vista por más que no lo compartamos es algo que aprendí gracias a compañeros, docentes, funcionarios, y autoridades.

¿Cómo viviste tu graduación?

Nunca me gustaron las celebraciones ni ser el centro de atención y casi no voy a la ceremonia de mi graduación, pero como mis padres querían asistir accedí a participar. Estando ya en el ensayo entendí lo importante que era formar parte de aquella fiesta, no solo por mí, por cerrar un ciclo muy importante de mi vida, sino porque lo que me pareció más importante fue sentirme parte de algo mucho mayor, de ese grupo humano de profesionales. Comprendí que juntos éramos el colectivo que representaba el futuro. Para bien o para mal las decisiones que tomáramos como diseñadores, abogados, contadores afectarían a la sociedad por los próximos 30 años y viéndonos en aquel ensayo y luego rodeados de familiares, amigos y docentes sentí la tranquilidad de que todo saldría bien. Hoy trato de asistir a la ceremonia de graduación cada vez que puedo, disfruto año a año los mismos nervios y la misma sensación de satisfacción.

Enfrentado la realidad, con la formación adquirida en la UDE, ¿cuál ha sido tu experiencia en el mercado?

Me siento orgullosa de mi profesión y mi responsabilidad, de la puntualidad, de la exigencia y sobre todo de mi autoexigencia, de la pertinencia de mis pensamientos. Lo más increíble es ver como el resto se sorprende – clientes, proveedores, colegas- como si mi forma de ser y actuar no fuese uruguaya. Lo que todos debemos tratar de cambiar es esa idiosincrasia del mínimo esfuerzo ¿por qué voy a hacer algo a medias o mal si puedo hacerlo bien desde un comienzo? Es un compromiso primero conmigo misma, con el cliente y con toda la sociedad. Para mí no hay trabajos mejores y peores, más o menos importantes, desde la organización de eventos multitudinarios, el asesoramiento en Diseño a Unidades Productoras hasta el manejo de un sello editorial propio o la docencia, para mí el secreto es tratar cada actividad con la máxima dedicación posible.

¿Qué herramientas específicas te brindó la universidad?

Tomando en cuenta la multiplicidad de actividades que desarrollo profesionalmente, si tuviese que elegir dentro de lo que la UDE me aportó como herramienta de trabajo destacaría 3 herramientas que, en realidad, están íntimamente relacionadas: una metodología proyectual abarcativa, la habilidad de trabajar en múltiples tareas simultáneamente: multitasking  y a través de cronogramas de trabajo tener control de los tiempos y las metas.

Share This