“El alma define el éxito o el fracaso de la empresa, alguien ciego o sordo podría pensar que la compañía ha fracasado porque se cayó el mercado o que el producto ya no tiene salida y jamás va a pensar que no ha logrado motivar bien a su gente”.

Con esa contundencia se expresó el docente español Bienvenido Martínez, un experto de que llegó a Montevideo a dictar el módulo Ética Empresarial y Responsabilidad Social del curso “Experto en Dirección de Personas” de la Escuela de Negocios de la Universidad de la Empresa (UDE) en acuerdo con IDE-CESEM Business School de España.

Martínez realizó un detallado análisis de los principales problemas que afectan a compañías del mundo entero. Ante sus alumnos, explicó como un médico las posibles curas para distintas dolencias.  “Hablamos de las enfermedades en las empresas. Cuando tenemos síntomas preocupantes debemos ser capaces de hacer algo, tal como si fuéramos médicos”, explicó.

“Las enfermedades pueden ser físicas, mentales o aquellas que afectan el alma donde la ética y las responsabilidades de cada parte son fundamentales. Si somos capaces de entender que somos un colectivo podremos tener un alma común y así conseguir tener organizaciones sanas e inteligentes. Lo que ocurre cuando hay dificultades es que nos olvidamos de ciertos principios y valores lo que nos agrava la enfermedad”, afirmó el especialista español.

Todas las soluciones pasan por un correcta prevención y un diagnóstico apropiado. “Mantener hábitos saludables puede ayudar a que la enfermedad sea más leve, pasajera y con más posibilidades de curación”, dijo.

Sin embargo, para las personas es cada vez más importante la motivación diferenciada de los aspectos técnicos e impersonales. “Por una lado están los valores que se nos trasmiten, otra cosa son los valores vividos, que son los que realmente estamos sintiendo. Lo que realmente se valora son los intangibles, ya se sabe que usted es ingeniero y conoce la técnica, pero ahora te pido que formes parte de los valores compartidos  porque eso nos hará sentir que somos capaces de hacer cosas nuevas, mejores y que disfrutaremos trabajando juntos”, indicó Martínez.

El efecto de un acto de solidaridad se puede medir en el efecto motivador sobre las personas, sostuvo el experto español. “Y cuando las personas estamos motivadas nos comemos el mundo, cuando estamos desmotivadas somos un trapo, no servimos para nada. Si se consigue que la organización esté motivada ya se tiene mucho trabajo hecho y hay posibilidades de hacer cosas mejores”, afirmó el destacado docente que prometió volver a Uruguay y a las aulas de la UDE.

Bienvenido MartínezAdminisiones Universidad agosto - Universidad de la Empresa - UDE - Uruguay

Share This