En los tiempos que corren, a veces escuchamos palabras, conceptos, que cobran un valor u otro según las épocas, los contextos, los instantes en los que transitamos…

En tiempos de incertidumbres, de dudas, de perplejidad, de un bombardeo de información que difícilmente podemos filtrar si queremos respuestas, es cuando buscamos y necesitamos figuras referentes, liderazgos que logren dar luz a lo que parece tan oscuro…

Líderes, guías, conductores que nos preparen para el día después…para recomenzar en una realidad que ya no existe, porque lo real se transforma, muta, cambia a nuevas formas de existencia..

En un mundo donde por momentos pareciera que no son necesarias las reglas, donde prima la ley de las masas, allí donde se pierden las individualidades, las voces propias y alientos personales, es donde más se necesitan referentes, líderes que nos guíen, que nos pauten, nos escuchen, que empaticen. Desde las pequeñas, medianas, grandes empresas, nacionales, estatales y multinacionales, se esperará la brújula que logré darles un norte claro, de a qué caminos arribar. Un Liderazgo inteligente será aquel que actuará con creatividad, empatía, orientado a las personas, con un buen nivel de empowerment, lo que resultará en equipos de alto desempeño. El desafío que enfrenta un líder en situaciones críticas es conseguir que las amenazas, problemas y debilidades se conviertan en áreas de oportunidad. Si bien vivir con incertidumbres, con dinamismo y versatilidad, son cosas a las que nos venimos “acostumbrando” con la irrupción de las tecnologías y globalización, estamos ante una realidad que nos enfrenta a un nuevo paradigma, no solo político, económico, geográfico, sino a una nueva mirada de lo humano, factor primero y último de las organizaciones. Comenzar a poner a prueba lo aprendido, lo vivenciado, lo disfrutado, lo sufrido, habiendo aprendido a ser resilientes, como aquel material que recupera su forma original después de ser sometido a altas presiones. El día después se tratará de transformarnos y construir nuevas miradas, nuevas prácticas, nuevos y mejores comportamientos que nos permitan el asumir ese “día” como si fuera el primer día, de una nueva supervivencia…

Lic. Lorena Nieto:

Docente de la Facultad de Ciencias Empresariales