Buenas prácticas docentes que promueven el Aprendizaje Profundo en la Virtualidad

En diciembre del 2019, cuando se empezó hablar de un virus llamado COVID-19, nadie se imaginaba la nueva realidad que vivimos hoy. El impacto de la pandemia en diversas áreas aún es incierto, haciendo foco en los cambios en la educación surgen un sinfín de preguntas poderosas que estimo seguirán sin respuesta por un tiempo (por mucho algoritmo de IA que nos acompañe). Aunque, hay algunas cuestiones en las que sí es posible afirmar que hay certezas vinculadas a la educación a distancia, en el siguiente texto proponemos destacar las principales buenas prácticas docentes en medio de una explosión de la enseñanza virtual.

¡Qué significa planificar la clase?

En primer lugar, los alumnos siguen valorando en la virtualidad (teletrabajo), con la misma fuerza que en la presencialidad, la puntualidad en la hora de inicio y fin de la asignatura, a nadie le gusta esperar ni terminar más tarde, a pesar de estar en la comodidad de su hogar, o el lugar donde se elija para participar de los encuentros sincrónicos. También por parte de los estudiantes es muy importante que se cumpla con el calendario de cursos (inicio, fin y días de clase), y que la planificación docente se demuestra en la práctica, donde queda claro el objetivo de cada clase. Por supuesto, que lo esencial que valoran al final del curso, es que se hayan logrado los objetivos de aprendizaje de la asignatura.

Hay docentes que dejan huella, que marcan el camino a seguir ¿qué tienen en común estos enseñantes? Una característica es sin duda la pasión por enseñar. Cuando un docente tiene la pasión de enseñar despierta el interés de distintas formas en los alumnos y promueve el aprendizaje profundo. En la virtualidad, la didáctica de la clase tuvo que adaptarse rápidamente, y lograr apasionar a los estudiantes es todo un desafío, que los docentes que tienen como vocación compartir su conocimiento, se reinventan y logran entusiasmar a los aprendices también en la educación a distancia.

¡Qué es un clase invertida?

Algunas de las prácticas que los alumnos disfrutan en los cursos virtuales son similares a los cursos presenciales, la modalidad de clase invertida es una de estas. En esta práctica los límites entre docentes y estudiantes se hacen difusos, se genera un ambiente colaborativo entre todos los actores que hace que lo estudiantes sean partícipes de su propio aprendizaje. Se deja atrás el modelo de clase magistral donde el profesor transmite de forma lineal la lección a los alumnos, por lo tanto, se pasa de un modelo de aprendizaje pasivo a un modelo de aprendizaje activo.

Es recomendable que cuando se plantea la temática a abordar, el docente guíe a los estudiantes en cuanto a las fuentes bibliográficas, videos o sitios Web desde donde es deseable obtener el conocimiento a compartir. Además, el docente debería ser flexible (algo básico que se aprende en cualquier curso sobre liderazgo), ya que, desde la irrupción de Internet, es altanamente probable que los estudiantes indaguen en fuentes válidas y aporten nuevas perspectivas que sumen conocimiento de valor al grupo.

Por ejemplo, en la asignatura Ingeniería de Software, presente en las carreras Técnico en Informática, Licenciatura en Informática e Ingeniería en Informática, el docente puede solicitar a los alumnos que investiguen, sinteticen y compartan sus principales hallazgos de algunos de los modelos de procesos que son parte del temario del curso. Cuando los estudiantes comparten su conocimiento en la clase, el docente guía en la parentación del modelo elegido y aporta conocimiento relevante sobre el mismo, esta sinergia en el aula genera un ambiente propicio para el aprendizaje y potencia el interés de los aprendices en los modelos de procesos a abordar.

¿Cómo plantear un estudio de caso?

El estudio de caso, preferentemente de actualidad, es una gran oportunidad para abordar la enseñanza de una temática en consonancia con la realidad. Los estudiantes se ven motivados a la investigación del caso para comprender cabalmente de que se trata y luego poder aportar su perspectiva del tema, es también otro ejemplo de aprendizaje activo. La asociación de estar aprendiendo algo que es útil actualmente, da una enorme motivación y genera un esfuerzo extra por los aprendices para comprender el tema que se dicta.

Por otro lado, el desarrollo de habilidades como el pensamiento crítico, escucha activa, la reflexión, valorar la opinión del otro, contrastar las ideas del grupo y proponer posibles soluciones alternativas al problema, se transforma en una instancia muy enriquecedora en el aula que trasciende el caso en cuestión. La aplicación de la metodología de estudio de caso potencia el trabajo en equipo, la creatividad y promueve la necesidad de sintetizar de cada participante para permitir que todos quienes quieran puedan presentar sus opiniones.

A modo de ejemplo, en una asignatura como Redes de Computadores o Sistemas Operativos, se pueden presentar casos de ciberataques que suceden a diario en nuestra sociedad, y generar un debate en el grupo de estudiantes, indagando cuáles fueron las vulnerabilidades de los sistemas informáticos y cuáles pueden ser las posibles soluciones a las fallas ocurridas. Existen a diarios delitos informático en diversas áreas, por lo que poner el foco y aprender de ciberseguridad es un pilar central en la formación de profesionales informáticos.

¿Qué significa aprendizaje basado en proyectos?

Esta modalidad de enseñanza en lugar de verse opacada por la virtualidad tomó aún más relevancia. El docente presenta el tema y define las pautas del trabajo a presentar, luego continúa como guía y evacua consultas de los estudiantes respecto al proyecto a desarrollar. Los estudiantes forman un equipo de trabajo, investigan en diversas fuentes, aplican los conocimientos adquiridos en la carrera para la resolución de problemas dentro de su área de estudio, todo esto es generalmente un desafío atractivo para los aprendices.

En esta modalidad se promueve entre los alumnos el aprendizaje colaborativo de los estudiantes, y también es claramente una modalidad de aprendizaje activo. La enorme variedad de herramientas informáticas disponibles para la resolución de problemas y su posterior presentación del proyecto determina que esta práctica educativa culmine con ponencias de enorme valor por parte de los diferentes equipos de trabajo.

Los trabajos obligatorios de cada una de las asignaturas de las carreras en la Facultad de Ingeniería, los talleres de verano al final de cada año y el Proyecto de grado final de la carrera, son ejemplos de cómo aplicar esta metodología de enseñanza. Los estudiantes trabajan en grupo y desarrollan las actividades necesarias para alcanzar los objetivos del proyecto. Generar un programa en C++ para resolver polinomios, desarrollar un prototipo de un sistema a ser utilizado en un comercio familiar dedicado a la venta y reparto a domicilio de viandas de comida saludable para almuerzos y cenas o programar un videojuego de estrategia, son algunas de las posibles aplicaciones de la metodología del aprendizaje basado en proyectos en nuestra facultad.

Síntesis Aprendizaje Profundo en la Virtualidad

Como se puede apreciar, las modalidades de enseñanza centradas en el estudiante, promoviendo el aprendizaje activo, son las más atractivas en el alumnado, independiente si la modalidad es presencial o virtual. En la educación a distancia, uno de los grandes desafíos del docente es mantener al estudiante concentrado y a su vez estimularlo a aprender, por lo que hacer a la persona participe de su aprendizaje parece ser el camino a seguir.

Por último, compartir una valiosa fuente de información donde se puede a una infinidad de artículos académicos, ejemplos de caso, bibliografía de referencia en una temática, en fin, un lugar donde el conocimiento fluye: el Portal Timbó, de acceso gratuito para todos los ciudadanos de Uruguay. Docentes y estudiantes pueden beneficiarse de este repositorio académico que brinda información empírica sobre lo que se quiera indagar y es un sitio de referencia para iluminar los procesos de enseñanza aprendizaje.

Tanto estudiantes como docentes se han reinventado para enfrentar los desafíos de los cursos virtuales y por supuesto los cambios educativos se aceleraron por la pandemia. La necesidad de adaptarse rápidamente por parte de todos los actores es hoy la clave para que la educación a distancia siga mejorando e impactando positivamente en la vida de cada persona, que se conecta con otra a través de las tecnologías digitales para compartir o ampliar su conocimiento.

 

Referencias bibliográficas de aprendizaje en la virtualidad

· Aprendizaje basado en proyectos: una experiencia de innovación docente. Revista Universidad EAFIT, vol. 46, núm. 158, abril-junio, 2010, pp. 11-21. Universidad EAFIT.

· Aprendizaje invertido. Tecnológico de Monterrey.

· Estrategias metodológicas activas. Estudio de Casos. Implementación y evaluación. Universidad de la Serena.

Lic. Javier Perrachione

Magister en Educación- ORT, Licenciado en Informática – UDE, Comunicador Social op. Radio – CETP UTU.

Actualmente me desempeño como Coordinador en la carrera de Licenciatura en Informática de la Facultad de Ingeniería de UDE, en sede Montevideo desde noviembre de 2017, y a partir de marzo 2021 también coordino la carrera en la nueva sede de UDE en Canelones. En enero del 2021 además, asumí como Coordinador en la Escuela de Desarrollo Empresarial (EDE) de UDE.

Del 2001 a 2004 brindé servicios de outsourcing en GEARS, empresa con sede en New York. En 2006 tuve la oportunidad de ingresar a TCS (premio CAITI a mejor proyecto de grado por Potencialidad de Mercado). Viajé por un mes India en 2006, trabajé por cuatro años en el área de Capacitación de TCS Uruguay, organizando capacitaciones y encuentros académicos a nivel de Latinoamérica. En 2012 comienzo mis actividades en UDE como tutor de proyectos y docente en la carrera de la cual soy egresado.

Practico Karate Kyokushin desde hace 31 años, entrené en EEUU durante casi dos años y he participado de competencias nacionales, regionales y mundiales desde 1990 a 2005. Soy instructor de Karate desde 1994 a la fecha.

Javier Perrachione