El periodista Miguel Nogueira entrevista a Virginia Moreira de Stagnari, directora de Vinos finos H. Stagnari, que cuenta con los mayores premios que logró Uruguay en la historia de los vinos.

 

Miguel Nogueira: Hoy nos va a acompañar Virginia Moreira. Virginia Moreira de Stagnari es directora de Vinos finos H. Stagnari. Virginia bienvenida.

Virginia Moreira: Muchas gracias por la invitación. Feliz como siempre, un placer y un honor, ésta es mi casa.

 

MN: Cuando hablamos de vinos finos H. Stagnari y hablamos de amigos y la Universidad de la empresa, amigos de la UDE y bueno vamos a hablar un poco de lo que es hoy la bodega H. Stagnari. Y vamos a hablar también del vínculo que tienen ustedes con la Universidad de la Empresa y voy a arrancar por tus hijos porque además tus hijos siguen la tradición y se han ido especializando y han ido estudiando también la enología.

VM: Primero, yo no lo llamo la empresa. Es mi casa, es mi ilusión, fue nuestro hogar, fue nuestro sueño, algo que lo haces nacer de chiquito, de la nada, con todo el esfuerzo. Llegamos a tener el Tannat más premiado del mundo, yo soy un poco modesta, porque lo que cuesta hay que decirlo, y a nosotros nos costó mucho. Por lo tanto, lo digo con todo el orgullo. Llegamos a tener los mayores premios que logró Uruguay en la historia de los vinos. Llegamos a ser dos veces campeones mundiales, salimos campeones del hemisferio sur, tenemos el Tannat más premiado del mundo, tengo el mejor enólogo del mundo y sus alrededores.

¿Y sabes por qué tengo el mejor enólogo del mundo y sus alrededores? Por qué Héctor, lo que hace, lo hace con pasión y eso no se compra, ni se estudia ni se paga. Ama lo que hace y eso se nota en los vinos.

 

MN: Sí. Pero no solo pasión. Le mete conocimiento profundo y pasión.

VM: Y justamente eso, la pasión de Héctor junto a, tengo cuatro hijos, el mayor es enólogo, se recibió en Mendoza. A los 17 años se fue a hacer la carrera a Mendoza. Son 5 años la carrera enología a diferencia con acá, que acá es muy corta. Renzo quería algo más de lo que se hacía acá en Uruguay se fue a Mendoza a la facultad Maza, una de las mejores facultades del mundo para enología. Después de ahí se fue un año a Francia a especializarse a la cuna del Tannat, a Madirán, a hacer con Alan Brumont que es el 1 en Tannat del mundo. Tiene una bodega que se especializa en Tannat en la zona de Madirán y después de ahí se fue Argentina hacer otro año junto a la bodega Susana Balbo, Dominio del Plata. Y bueno también le sumó una enóloga muy prestigiosa que también le sumó muchísimos conocimientos. Tengo la conjunción perfecta entre la experiencia de Héctor y las innovaciones que trae Renzo que nos hizo sacar por ejemplo la línea azul. La Blue y sacó una línea sin sulfitos agregados porque ahora con el tema ecológico. Así que la bodega está pasando por un buen momento. Además, ver a tu hijo trabajando de par en par, codo a codo con el padre es algo que te alimenta el alma. Y tengo dos hijos trabajando con el padre. Vas a la bodega y solamente sentarte y verlos trabajar juntos es como un baño de satisfacción, después de eso no te importa nada está todo bien.

 

MN: Vas tirando muchísimos datos ahí. Cuando hablas de un vino azul y te lo he escuchado más de una vez, estás hablando de un vino, no hay un color agregado. Eso es un proceso.

VM: El tema específicamente es así. Uno de los exámenes que tenía mi hijo era justamente un tema de antocianos. Yo soy analista de sistemas, vendo vinos, pero yo sé por experiencia porque mi abuelo ya era bodeguero. Yo veo lo que me contó mi hijo. El examen era separar los tres colores de la uva que eran azul, rojo e incoloro. Entonces yo le dije, ¿eso se puede hacer? Se puede hacer por ejemplo un vino rojo, pero rojo, pero no violáceo ¿Que estamos acostumbrados al bordó? Sí, se puede hacer un vino azul, separando los colores, un vino rojo, y un vino incoloro. ¿Y podés hacer un vino azul? Sí. ¿Y por qué no lo intentas hacer? Fue como un desafío. Y bueno, ahí fue con el padre, le propuso la idea. Bueno sacaron el vino azul y el espumoso azul.

 

MN: ¿Entra en la categoría de los blancos por ejemplo el vino azul?

VM: No. Entra en la categoría de los rosados. Se compone de dos uvas blancas y una tinta. Esos tres colores de uva blanca y uva tinta hacen ese azul. Evidentemente pasó como desapercibido. Hasta que una mente brillante me lo criticó, y gracias a esa crítica fue que explotó, porque lo crítico con tanta vehemencia diciendo que eso no es vino porque el vino es bordó, con argumentos que no eran, o sea, esto es vino, vino. Pero criticó con tanta vehemencia que la gente fue comprarlo para ver qué era eso que estaban criticando tanto y se sorprendió porque es un vino exquisito.

 

MN: Seguimos. Otro de tus hijos está muy vinculado a la Universidad de la Empresa porque está haciendo entre otras cosas técnico de gestión o en gestión de equinos. ¿Cuáles son los planes que tenés?

VM: Hablamos con Héctor. Dijimos ya está. Hicimos la bodega, nos costó mucho hacerla. Somos la bodega que tenemos más premios de Uruguay, sacamos el Tannat más premiado del mundo es como que nosotros realmente ya estaríamos realizados en nuestra vida. Logramos lo que quisimos hacer. Tuvimos cuatro hijos una es enóloga, el segundo se encarga más bien el tema comercial, la tercera va a ser médica y el más chico ama los caballos, es una pasión que tiene con los caballos. Por medio de la UDE está haciendo esa carrera, ama la carrera está fascinado.

 

MN: Ya de paso lo repito, porque es técnico en gestión de equinos.

VM: Está haciendo 2 carreras en realidad. Está haciendo esa y técnico agropecuario. Está haciendo las 2 carreras simultáneamente. Es una carrera que lo hizo amar más a los caballos, viene contentísimo porque, además, el nivel de profesores es excelente lo que hace que se entusiasmé más. Me contó que han traído una experta en caballos que es como que el sumun del mundo en caballos. Entonces lo tiene como que enloquecido con los conocimientos que adquiere ese curso. Tanto es así que nos convenció a Héctor y a mí de arrancar un pedazo de viña y hacer un pensionado primero de caballos para el poder hacer todo lo que está aprendido ahí. Vamos a hacer en la bodega, en la Puebla muy cerquita de Montevideo, ruta 5 km 20, los invitó a todos a conocer ese lugar único y maravilloso, vamos a tener un pensionado de caballos, que lo va a realizar Luca. También vamos a aprovechar y vamos a hacer un hotel, con muy pocas habitaciones, pero de alto nivel para que la gente pueda aprovechar el restaurante. Tenemos un restaurante con un deck arriba de los viñedos, puede hacer cabalgatas, vamos a hacer equino terapia…

 

MN: El deck suena como una cosa muy pequeña…

VM: Bueno, tú estuviste ahí, viste lo que es.

 

MN: Por eso te iba a decir, ahí lo achicaste demasiado.

VM: Lo achiqué demasiado. La idea es que la gente vaya, almuerce, ande a caballo, vamos a hacer senderos por el monte nativo para andar a caballo. Hay gente que tenga un caballo en Montevideo pueda tenerlo como tipo pensionado ahí, porque Luca está muy preparado con este curso para poder atender todas las necesidades del caballo tanto física como alimentaria, este curso lo ha preparado tanto a Luca pueden estar seguros de que va a estar el caballo más que cuidado y protegido y está muy cerca de Montevideo. O sea que de acá hasta allá están en 15 minutos, están andando a caballo por un lugar espectacular y equino terapia también.

 

MN: Te quiero preguntar en el final sobre, obviamente que la escala Uruguay y la escala de las bodegas hace que, si viene un extranjero a interiorizarse, es difícil, por ejemplo, estuviste en China y además hubo alguna delegación china en la Puebla, ¿y qué pasa con ese mercado? Aunque sea exclusivo poquito igual ¿se le puede vender o si no hay en escala grande no compra?

VM: Lo que están buscando ahora los chinos no es como uno tiene el preconcepto de que son muchos y ni quieren cantidad. No. Los chinos lo que están buscando es calidad. Míster Sam que me compró a mí los vinos ese mismo que le compra el Tannat a Alain Brumont, que yo ya lo mencioné en Francia y quiere tener los mejores Tannat del mundo. Entonces vino Uruguay a comprarme el Tannat, nuestro Tannat, pero el Tannat top. El Tannat del que tengo muy pocas botellas, reserva de la familia, a él interesaba ese Tannat. Los chinos quieren tener lo mejor del mundo. Entonces vienen acá a elegir, por ejemplo, Uruguay es el país del Tannat, bueno, yo quiero el mejor Tannat y la mejor bodega del mundo, bueno, la sede del Tannat. Yo quiero ir a esa bodega y comprar el mejor vino de esa bodega, no cantidad, sino están buscando calidad.

 

MN: En el caso de mercados como Estados Unidos por ejemplo competir con Chile que tiene un acuerdo de libre comercio es muy difícil sobre todo en precios.

VM: No importa. Porque por ejemplo el Mercado de China, al chino no importa el precio que yo le vendía el vino, que el precio inclusive uno está acostumbrado a mandar un precio para después negociarlo. El chino nunca me negoció nada. Cuando no me dijo que sí al precio que yo le mandé, no entendía nada.

 

MN: ¿Y en algún nichito en Estados Unidos se puede entrar por ejemplo?

VM: Obvio se puede entrar. Estamos entrando en los nichos de los vinos de alta calidad, donde a la gente le importa más la calidad que la cantidad. Por ejemplo, la bodega Concha y Toro, hablando de Chile, es la bodega que produce el triple de Uruguay, o sea, o vos queréis cantidad o queréis calidad. Son dos caminos. Igual que cuando plantas la viña. Si queréis cantidad haces una planta tipo lira con muchas ramas muchos racimos. Si quieres calidad, así como la Puebla o en nuestro viñedo en Salto que hace un racimo casi por planta porque cuando menos cantidad de uva más calidad. Y bueno la gente está eligiendo ahora calidad, no quiere la cantidad, pasamos la época de las damajuanas.

Uruguay tiene que competir con calidad, estamos en eso, estamos tratando de producir la mejor calidad del mundo para que la gente no le importe el precio, y sí que los que están buscando calidad venga a Uruguay a buscar la calidad que tenemos. Los uruguayos somos muy meticulosos y somos muy buenos haciendo lo que hacemos en cada uno de los rubros que hacemos.

 

MN: Por último, ha sido un año duro con la pandemia porque La Puebla recibía decenas, cientos de excursiones por año, ¿y este año?

VM: Me vino bárbaro. Porque esa copa de vino, que la gente no podía tomar que lo recomienda el médico, porque tenía que ir a trabajar. Esa copa de vino la gente la ha podido tomar, por lo tanto, no solamente nos fue bien a nosotros si no, le fue bien a la gente. Nos hemos reinventado con la venta a domicilio, casa por casa, hemos hecho regalos inclusive hasta ahora estamos haciendo a domicilio. Van con alcohol en gel, tapa bocas de regalo para contribuir con el tema de la pandemia, para que nos cuidemos todos, se lo llevamos a domicilio si quieren, pagan por transferencia bancaria, se lo dejamos en la puerta con el regalito, hay un celular 096 109 606: 6 botellas van sin cargo y 12 botellas van con el regalito qué es un alcohol en gel y un tapaboca que ahora es imprescindible tenerlo. Se lo llevamos sin costo ninguno el vino que ustedes quieran o sea 12 botellas. Si quieren todas distintas no hay problemas, lo llevamos todas distintas. Demoramos del pedido a que se entrega el vino, aproximadamente, uno o dos días. O sea que ya tienen el vino en su casa y adquieren salud, se alegran la vida, o sea, somos una distribuidora de salud y bienestar al mundo.

 

MN: Virginia Muchas gracias por hoy.

VM: Gracias a ustedes

 

 


Si no puedes ver la entrevista, comprueba en este enlace la completa entrevista a Virginia Moreira de Stagnari.

Puedes comprobar también la entrevista en audio: