La ciencia de datos hoy

En un mundo cada vez más digitalizado, donde nos conectamos desde que nos levantamos, revisamos nuestras redes sociales en nuestros celulares mientras desayunamos, hacemos nuestras compras desde nuestra computadora y donde estar sin una computadora o un smartphone es sentirse “incompletos” o incluso “vacíos”, es prácticamente una verdad irrefutable que hoy en día, no podemos concebir la vida sin la tecnología.

En este contexto relativamente nuevo, las empresas, así como las instituciones, se encuentran con nuevos desafíos a la hora de conocer y cumplir con las necesidades de sus usuarios. El estilo de vida no es nada similar a lo que se vivía en las últimas décadas del siglo XX, aproximadamente 50 años atrás, cambiaron las costumbres, creencias, interacciones interpersonales y la forma de vida ha tenido un giro de 180 grados.

En afán de ganarse al usuario y no quedar obsoleto en este vertiginoso momento, en donde la tecnología ha avanzado como nunca en la historia de la humanidad, las organizaciones comenzaron con la titánica tarea de conocer al cliente mejor de lo que cada uno se conoce a sí mismo. Las empresas procuran llevar adelante sus actividades, en mundo globalizado, que ofrece un sin fin de plataformas disponibles a un clic del usuario, cada una de ellas prometiendo entregas más rápidas, mejor atención postventa, respuesta inmediata a las consultas y disponibilidad 24hs los siete días de la semana para el cliente. Pero este desafío no solamente se limita a los clientes, la competencia, ávida por captar la mayor cantidad de usuarios, integra un componente activo en esta ecuación que nos lleva al límite, donde nos obliga a estar actualizados para evitar quedar desfasados y fuera del mercado. Ante la compleja realidad que nos toca enfrentar, se nos plantean varias interrogantes:

¿Cómo hacer para conocer mejor al cliente en este contexto? ¿Cómo saber qué es lo que quiere, que es lo que necesita y cómo podemos ofrecerle lo mejor de nosotros? ¿Cómo diferenciarnos de la competencia que, en definitiva, está en la misma búsqueda por prevalecer en el mercado, al igual que nosotros?

 

La respuesta está en los datos

 La información disponible por parte de los usuarios es inmensa, desde edades, género, gustos, preferencias, productos más solicitados, horarios pico, entre otros aspectos a tener en cuenta. De esta manera se completa una larga lista de características y comportamientos de nuestros clientes a la que hoy en día podemos tener acceso. Pero ante tanta información, podemos vernos sobrepasados y sentirnos desbordados, ¿qué hacer con tantos datos? Hay tanta disponibilidad de estos, que se vuelve fundamental el conocimiento sobre cómo procesarlos de la manera óptima, enfocada a las necesidades de las empresas que solicitan este tipo de información para incrementar sus ventas y de esta manera potenciar sus negocios. Es aquí que el análisis de datos cobra relevancia, siendo imprescindible una buena determinación de los objetivos. La importancia de los datos no radica solamente en recabarlos (que no es una tarea menor, y que claramente es una parte necesaria del proceso), sino que radica en cómo clasificarlos, y cómo generar modelos de datos relevantes al negocio que den valor agregado al mismo.

 

Ciencia de datos

 Como bien se define el artículo “Qué es y qué hace un data scientist”: “Data Science es una disciplina que resuelve una de las necesidades clave de las organizaciones del siglo XXI: basar la toma de decisiones en datos objetivos con el mínimo margen de error”.

Digamos que tenemos una base de datos con la información de género, edad, preferencias en cuanto a consumo de contenido multimedia, y nivel de estudio, ¿van a mirar con la misma atención este set de datos, una universidad y empresa de desarrollo de contenido?, claramente no. La relevancia del nivel de estudio para las instituciones educativas es mucho más grande que para los creadores de contenido, ya que, por ejemplo, uno va a filtrar en base a el grado necesario y mínimo requerido para ofrecer su oferta académica a estos sujetos. Un mismo set de datos puede analizarse de tantas maneras como negocios/instituciones diferentes existen.

 

La ciencia de datos nos provee de guías, procedimientos y metodologías a aplicar que nos van a ayudar en esta tarea. Pero no se limita solamente a casos de aplicación comercial. Es sabido que gracias a la realización de modelos que busquen características en común de los sujetos, pueden hallarse patrones en el contagio de enfermedades, o cómo evolucionan estas en determinado grupo de personas (agrupándolos por características demográficas, por citar un ejemplo), otros rubros como la meteorología emplea sus datos para se puedan determinar cuales son las temporadas de tornados y de huracanes con gran precisión.

 

La ciencia de datos se está volviendo cada vez más una obligación y una necesidad en todas las escalas organizacionales, no solo orientado a una mejora en la toma de decisiones, sino que además es parte fundamental en la optimización de recursos, mejoras de procesos, ampliación de conocimiento y apoyo en la generación de nuevos conocimientos en el área de investigación y desarrollo. No se puede negar que, gracias a ella, no solo se tienen grandes avances científicos, sino grandes avances y conocimientos a nivel social e interpersonal.

Anl. Romina Zelayes cuenta con una sólida formación y experiencia en análisis de datos. Con más de 6 años enfrentándose a diversos desafíos del área, Romina es una profesional especializada en base de datos y Google Analytics, contando con diversas certificaciones de de Google. Se desempeña como consultora experta en Google Analytics, A//B testing, optimización de base de datos, especialista de Google Tag Manager.

Actualmente desarrolla su actividad docente en la Universidad de la Empresa (UDE) en su Escuela de Desarrollo Empresarial (EDE) en sus Cursos Cortos Virtuales de Especialización.


estudiar online