¿Elegimos la profesión por considerar que tenemos habilidades en el área o desarrollamos habilidades en el área por estudiar la profesión que elegimos?

Puntos de Inflexión

Al cumplir 20 años de Profesión en el Área Informática, comencé a buscar nuevos horizontes que me llevaron a desembarcar en la Facultad de Bellas Artes y en la Facultad de Agronomía; áreas desconocidas por mí hasta dicho momento. Curiosamente, me encontré con muchos colegas que emprendieron la misma búsqueda y coincidimos en los mismos destinos.

 

¿Qué nos motivaría?

Citando a Kahlil Gibran: “Cuando llegues al final de lo que debes saber, estarás al principio de lo que debes sentir”.


¿Estaríamos al principio del sentir?

Durante una clase de dibujo avanzado, el profesor nos pidió que expresemos críticas a los proyectos realizados con modelo vivo. Al efectuar una mirada rápida en los dibujos de mis compañeros, automáticamente mi autopercepción se focalizó en imperfecciones o en lo que consideraba representaciones irreales del modelo en vivo. Ante la devolución constructiva del docente a cargo, mi mente dijo: “Eureka!” ¿Estaré aplicando el filtro en la vida, focalizándome en las imperfecciones?

Los que elegimos carreras científicas y especialmente los que estudiamos carreras tecnológicas, tendemos a ser perfiles introvertidos, perfeccionistas, tímidos, curiosos, creativos, siempre incentivados a buscar la excelencia en los sistemas que desarrollamos, pero nos enfrentamos al continuo desafío de adquirir una alta tolerancia a la frustración. Ello debido a los errores que insertamos, aún, habiendo estudiado métricas en la calidad de software. ¿Cómo podríamos acortar la brecha del par antitético que implica “la búsqueda de la perfección y la tolerancia a la frustración”?

 

¿Qué sucede con nuestra psique del mundo informático?

Si prácticamente es imposible no cometer errores, podríamos:

  • Aceptar la imperfección en los sistemas,
  • Aprender a detectar errores como un proceso natural,
  • Fomentar procesos creativos en la comunicación en informática,
  • Incrementar la resistencia a la frustración,
  • Disminuir actitudes defensivas,
  • Detectar comportamientos obsesivos,
  • Evitarnos generar crisis de gestión emocional en el ámbito laboral.

 

¿Qué mecanismos de aprendizaje le dejamos como experiencia de vida profesional a las nuevas generaciones?

¿Las carreras tecnológicas, deberían incorporar materias que den curso a nuestros sentires?

 Silenciar nuestros sentires ofuscan la logística de la información

En mi carrera profesional tuve la oportunidad de participar en un proyecto del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) sobre manejo de expedientes electrónicos en un ámbito Gubernamental, en el cual, curiosamente la mayor resistencia del personal de mesa de ayuda fue evitar la implementación del anulado del expediente, fundándose en que debería existir el borrado del mismo. En cualquier ámbito legal existe el concepto de anulado de la documentación y/o agregados para su modificación, pero nunca una eliminación del documento; indagando en dicha insistencia, descubrimos que el temor del personal era que se evidencie la cantidad de equivocaciones que podían cometer y computen las modificaciones del mismo. Nuestros sentires podían definir la futura Entropía de la Información”.

 

¿Por qué nuestras manos sentirán la necesidad de acariciar la tierra?

La mayoría de los colegas que nos reencontramos en la Facultad de Agronomía hablábamos de la sensación de bienestar al aire libre, cerca de la naturaleza, trabajando con nuestras manos en la tierra. Cansados de estar encerrados en edificios muchas horas frente a computadoras con luces artificiales, ávidos de sentir el calor del sol en nuestro cuerpo, recargando energía y liberándonos de estática acumulada. Habiendo elegido carreras que fácilmente se adaptan al trabajo remoto.

¿Por qué fundar polos tecnológicos centralizados en ciudades capitalinas en Latinoamérica?

 ¿Es difícil concretar la descentralización de las empresas?

 Los mecanismos de comunicación inmersos en las empresas

Desde mi inicio he decidido trabajar por objetivo y no por servicio, detectando que a la mayoría de las personas los intimida moverse fuera de su zona de confort. Iniciar o desarrollar un nuevo proyecto no tiene comparación con lograr darle un cierre o final al mismo. La carga emotiva y el desgaste altera la sinergia del proyecto.

 

Finalmente, dándole sentido a todos los interrogantes

¡Cooperemos aportando nuevos mecanismos de analíticas de aprendizaje a las generaciones de informáticos venideras!, replanteemos la formación profesional incorporando nuestra experiencia de vida profesional que ayude a la salud física y psíquica, reeduquémonos multidisciplinariamente y confiemos en la búsqueda de un sentido común en el flujo de la información que automatizamos como profesionales informáticos.

Referencias

Kahlil Gibran (Yibrán Jalil Yibrán), Sand and Foam © (2007) Sterling Publishers (P) Ltd ISBN-978-81-207-3210-0

Ken Robinson, Out of Our Minds: Learning to live creative. © (2001) MaterialISBN-1-84112125-8

Verónica Tramenelli es Licenciada en Informática de la USAL (Universidad del Salvador – Egresada1994) y Especialista en Sistemas de Computación del ITBA (Instituto Tecnológico de Buenos Aires – Egresada2004).

Estudiante de Licenciatura en Bellas Artes en UNA (Universidad Nacional de Artes), su carrera combina profundos conocimientos y una larga experiencia a nivel docente y empresarial en el desarrollo de aplicaciones y software de sistemas en distintos ambientes y entornos de programación.

Ha encarado desarrollos de productos para Compañías como Hasar, BMS, Turner, Ministerio de Economía, IBM, Copitec, Farmalink, San Antonio Internacional, etc.

Se ha desempeñado como docente, instructora y consultora en Universidades, Compañías y Fundaciones (UDE, ITBA, UnLAM, UM, USAL, ItCollege, Oracle, Fundación Programar).

Es Coordinadora de la Licenciatura en Informática en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la Empresa– Sede Punta del Este.