Henry Navarro: En este nuevo ciclo aquí en Alfa FM el invitado es el Doctor Raúl Rodríguez médico de familia y presidente del CASMU, institución que está en boca de todos en estos días, porque está trabajando mucho con todo este tema de la pandemia. Más que nada en lo que fue el crucero Greg Mortimer, y también toda esa actividad que hubo en esos días. Así que la bienvenida en el día de hoy es para el doctor Raúl Rodríguez.

Raúl Rodríguez: Muchas gracias por recibirme.

 

Henry Navarro: La pandemia vino a sacar al CASMU también como la gran institución de este país….

RR: Nosotros en octubre veníamos rápido con determinados proyectos de inserción de la institución en los barrios. En el país nos veníamos moviendo por diferentes lugares inclusive con locales que ya teníamos alquilado y que no los podíamos inaugurar. Y cayó la pandemia. Cuando cae la pandemia, que en realidad también la esperábamos, porque nosotros formamos un comité de crisis ya por enero, esperando que esto pudiera ocurrir. Cuando viene la pandemia el día 13 de marzo, que lo declara el gobierno nacional, nosotros ya teníamos rápidamente un área para poder atender a nuestros pacientes. Hicimos un área para que el sanatorio no se fuera a contaminar. Empezaba por la puerta emergencia y separamos la puerta emergencia de los pacientes posibles COVID de los pacientes con cuadros respiratorios del resto. Esa puerta emergencia nos hizo tener que sacar el área de psiquiatría. Tuvimos que cerrarla y mandarla para otro lugar. Y en ese lugar hicimos un área de observación para los pacientes que iban a quedar en observación, otra área para los que se iban de alta, y a su vez, todo un corredor que nos llevaba al quinto piso que lo cerramos para hacer el intermedio. El CTI, que nosotros llamábamos blanco por el color del CTI (porque tenemos varios CTI con diferentes colores), en el de color blanco, ahí era dónde iban a ir los pacientes COVID, y donde tuvimos realmente un éxito muy importante porque, por suerte, la pandemia no fue lo que se esperaba. Por suerte, el manejo del gobierno fue muy acertado, y los pacientes que llegaron acá se salvaron todos.

Lamentablemente el único que falleció fue el tripulante de Filipinas y falleció porque realmente venía muy cargado desde el punto de vista viral. La carga que tenía el barco era tremenda y en realidad no pudimos realmente salvarlo. Pero recordamos al paciente Guerrero, que fue muy famoso conocido de alta, porque cuando entró, entró él y después entró el hijo al intermedio. El hijo por suerte salió con rapidez, pero Guerrero realmente estuvo muy mal y nosotros pensamos que lo íbamos a perder. Pero el esfuerzo que hicieron nuestros médicos intensivistas fue fenomenal y Guerrero se recuperó. ¡Era un guerrero realmente!, y se fue para la casa y nos dejó muy contentos.

 

HN: Todo esto del crucero es increíble, pero demuestra también lo que es la institución y también lo que es el grupo de médicos que tuvo que ir hasta el crucero. Saltar prácticamente de barco a barco. Hay todo un coraje en un rescate de ese tipo que es valorable.

RR: Eso yo creía que eso era parte de nuestra institución, parte de nuestra idiosincrasia por ser herederos de lo que es la filosofía y la ética de lo que es el Sindicato Médico del Uruguay. Cuando nosotros vemos a esta gente que está aislada, llamamos al Ministro de Salud Pública, al Dr. Salinas, y le decimos: el CASMU va al barco si el Ministerio lo necesita. El Dr. Salinas toma receptivamente nuestra propuesta y quedamos a la espera.

Al otro día me llama el Ministro de Salud Pública y me dice:

– Raúl, ¿van al barco?

– Y si ustedes lo necesitan.

– Talvi necesita que ustedes vayan al barco. Nosotros vamos al barco.

– Perfecto, van con el Británico.

Como la cosa estaba tan complicada pensé que íbamos a ir una semana al barco, no al día siguiente. Pensé que el CASMU iba a tener que ir una semana a instalarse ahí.

La decisión fue ir y hacer un diagnóstico situacional y ver los casos más difíciles y traerlos a puerto. Llevamos a Marcelo Gilard, el jefe nuestro de la emergencia móvil, un médico intensivista. Le digo –Marcelo tenemos que ir al barco, tenemos que conseguir los médicos. Los médicos hicieron cola para ir. Fue fenomenal. Pero además la discusión que hubo antes de colegas que tenían dudas, “qué el CASMU se iba a arriesgar”.

No, el CASMU va a ir porque los médicos estamos para ir. Y tanto estamos para ir que, eso que tú me decías es interesantísimo. La colega, que es la que uno ve, que tiene dificultad para saltar, una muchacha joven, intensivista, vive en Rocha, tiene una hija recién nacida, y puso por encima de todo su deber, por encima de esta gente que la necesitaba. Dejó su familia, su hija, se vino a Montevideo, y fue una de las que fue. Del lado nuestro, de CASMU, fueron dos intensivistas, un cardio-insentivista y dos emergencistas, y ni hablar el equipo de enfermería. El equipo de enfermería fue fenomenal, y todo el equipo de apoyo que preparó los trajes de protección, todo lo que había que llevar al barco, etc. Fue un trabajo de equipo espectacular, pero realmente rescato a los médicos, a los enfermeros que arriesgaron, y no pidieron un peso. No dijeron, “¿y cuándo me van a pagar?”, no, no. “Nosotros vamos a ir al barco a atender a esa gente, que esa gente necesita de nosotros”.

 

HN: Lo que no sabían era que la noticia iba a recorrer el mundo. Y la noticia uruguaya que a más público llegó en el mundo.

 RR: Fue un impacto tan importante que me llamaron hasta de un periódico ruso, en español, para entrevistarme. Ni hablar que a Marcelo Gilard lo entrevistaron en la BBC de Londres. Es decir, fue un Impacto fenomenal. El agradecimiento de la gente de Australia, Nueva Zelanda, el agradecimiento de los tripulantes, el agradecimiento del Dr. Usme. Usme fue el médico que vino al CASMU con una carga viral muy importante, un médico colombiano, con el cual tenemos una amistad que estamos siempre conectados ahora. El CASMU lo propuso para que la Asociación Médica Mundial lo nombrara “héroe de la medicina”, porque realmente se quedó en el barco hasta el último momento para atender a esa gente. Nosotros en el consejo directivo lo veíamos como un representante de todos los médicos que habían arriesgado su vida y habían muerto en esta pandemia, porque hubo una cantidad de muertos en Italia, en China, en Francia, en España, y realmente creeremos que era un representante de lo que debe ser un médico. Jugándose por la vida de los pacientes, y mandamos esa nota a la Asociación Médica Mundial (AMM).

La AMM no lo nombró, pero si mandó un agradecimiento especial a Usme. Cuando Usme se fue a Colombia, después de haber estado acá en el hotel donde estuvo reserva, nos pidió que mandara la carta porque le quería mostrar a su familia, porque realmente era un orgullo. Porque cuando uno lo hace realmente no se da cuenta, pero entonces miras hacia atrás y decís: ¿pero yo hice esto? y si, lo hizo. Permaneció en el barco hasta las últimas consecuencias para atender a la población de ese barco. Y bueno, estamos en contacto con él. Tengo que ir a Medellín justamente por ya había quedado de venir y tuve que no ir por el tema del COVID. El 14 de marzo me iba a Medellín, el 13 fue la pandemia entonces suspendí. Ahora voy a tener a un anfitrión en Medellín cuando vaya que es el Dr. Mauricio Usme que tuvimos el honor de conocer y trabajar con él.

 

HN: Todo esto de la pandemia, todo esto del barco, todas estas novedades, todo esto cambia lo que es la imagen de CASMU que venía en otro sentido y Uds. asumen hace muy poco y tiene que darle otra imagen a la institución. Esto también ayuda de alguna forma, pero también hay cosas que en la interna están resolviendo.

RR: Lógicamente. En el grupo somos cinco, todos estamos del mismo lado, pero siempre hay una mayoría y una minoría que participa de la dirección. Nosotros teníamos un programa de trabajo, esto nos cambió el programa, pero no la tesitura que uno tiene hacia la institución, hacia la vida, hacia el país, que es de hacer cosa de posicionarnos. Nosotros trajimos la idea que ésta es la institución más importante del país por lo que significa desde el punto de vista ético, desde el punto de vista moral, desde el punto de su nacimiento a través del Sindicato Médico del Uruguay (SMU). Nosotros creíamos que eso tenía que ser así.

Otra anécdota sobre el tema del Mortimer. Nosotros seguimos en contacto a través de nuestra vicepresidente, la Dra. Andrea Zumar, que es emergencista, siguió en contacto con los pasajeros después de que se fueran. Un domingo me envía un mensaje de noche y me dice:

  • Raúl, ¿qué vamos a hacer? Esta gente se va a suicidar, se va a tirar al mar.
  • No, ¿no me digas?
  • Sí, sí. Están horrible cómo están.

Ella seguía en contacto por WhatsApp, etc. Me quedé con eso, y a la mañana voy en el auto y pensando que es lo que vamos a hacer con esto. No podemos dejar que esta gente se muera. Llego, y estaba Andrea Zumar, y le digo:

– Andrea, llamá a Talvi–, decirle que nosotros vamos al barco a buscar a los tripulantes también. Y le digo a Nicolás de Paula que es otro colega también, un colega joven, de Salto, 32 años, un crack, le digo:

– Llama a los armadores y avisarles que vamos a ir.

Y Talvi estaba en eso. Lo que es transmisión de pensamiento, ¡qué Talvi estuviera en esa línea de pensamiento! Por la tarde se hizo una reunión donde fueron el Ministerio de Defensa Nacional, el Ministerio del Interior, Salud Pública, Relaciones Exteriores, y la empresa privada que estaba, era el CASMU.

Ofrecimos nuestro sanatorio 1, que lo teníamos vacío. Dijimos que el batallón de Ingenieros vaya y nos arme el sanatorio rápidamente, y metemos a esa gente ahí, y nosotros los cuidamos. Pero los armadores habían contratado un par de hoteles acá. Por eso fueron a los hoteles. Nosotros ofrecimos nuestra institución y ya lo habíamos pensado que el batallón de ingenieros rápidamente lo ponía en condiciones.

Y otro punto importante, que no ha tenido esa publicidad, pero que es muy importante, porque mucha gente decía “¿fueron a salvar al Greg Mortimer? ¿y el Uruguay, qué?

De Uruguay nosotros hicimos la propuesta, y el Dr. Álvaro Delgado y el secretario de la Presidencia enseguida la tomó, y la impulsó, y el Ministro de Salud Pública. Nosotros por la experiencia, por lo que estábamos viendo del que pasaba en el mundo, el principal problema que había para que el COVID se desencadenara con fuerza en el Uruguay, eran las casas de salud. Cuando se desparrama en las casas de salud se desparrama por todos lados.

 

HN: Los Residenciales de adultos

RR: Residenciales de adultos. Entonces llamé un domingo, le mando un mensaje al Dr. Álvaro Delgado, domingo al mediodía, y al rato me manda un mensaje.

– Me voy a reunir con el Ministro de Desarrollo Social en este momento (domingo). Estoy acá con Barthol para tratar ese tema–.

A las 6 me llama y me dice: – Raúl, esto tenemos que sacarlo–, dice Delgado.

– Yo, totalmente de acuerdo. Con el CASMU cuentan y tenemos que hacer una estrategia para que estemos todos arriba de las casas de salud para que esto no se desparrame.

Nos reunimos en el Ministerio de Salud Pública (MSP), La Española manifiesta su apoyo a la estrategia, porque tanto La Española como nosotros tenemos un contingente de adultos mayores más grande que el resto de las instituciones. Y ASSE también. Al estar las tres principales el resto de las instituciones también se adhieren a la propuesta de ministerio. Y nosotros tuvimos que controlar 60 casas de salud. Le dimos a cada uno de los viejitos, a cada uno de los veteranos, los médicos nuestros, los médicos de familia, fueron con toda la protección, encontraron, y eso evitó, el trabajo del CASMU, el trabajo de la Española, el trabajo de Médica Uruguaya, pero el CASMU fue otra vez pionero en eso y el que tuvo la mayor cantidad de casas de salud para cuidar. Que todavía las tiene. Sesenta casas de salud tuvieron el CASMU, que cuidó a cada uno de los viejitos, les hizo los hisopados a los que hubo que hacerlo, los separó, aconsejó, habló con los dueños, habló con los directores técnicos, etc. Eso nos posicionó ante el gobierno y ante el país también de una manera importante. Mostrando como el CASMU se posiciona del punto de vista de la necesidad de la población.

Y tenemos otro punto importante que estamos desarrollando, que es lo que llamamos Casmu Social. En el Casmu Social tenemos al Dr. Gerardo Falco, que también es médico de familia, a Silvana Suárez, que es una auxiliar de enfermería que está trabajando en los barrios, apoyando las ollas populares y las necesidades que tengan los barrios con dificultades: ir a tomar una presión, repartir alimentos, apoyar las ollas populares, etc. El CASMU también está trabajando desde ese punto de vista porque creemos que es un momento muy difícil, hay mucha gente que está sufriendo, y que el CASMU no puede estar fuera de eso. También estamos trabajando en eso.

Lo que no quiere decir que estamos descuidando todo lo demás. En todo lo demás, es una empresa que está pujante, y votamos en el Consejo por unanimidad, la realización de la obra para la construcción del cuarto y quinto piso que es lo que nos falta. Ahí se van a construir habitaciones privadas, que van a venderse en el sentido de un trabajo diferente para gente que pueda adquirirlas por ser habitaciones privadas. Ya estamos desarrollando en García Cortinas y Ellauri, ahí alquilamos un local -en Punta Carretas-, en ese local vamos a desarrollar lo que se llama MediGrup, con los mejores médicos. Los médicos del CASMU, es una cosa que la gente dice y es cierto, porque este año le dimos a cerca de 20 médicos los premios nacionales de medicina, los agasajamos, porque les dieron los premios a ellos, lo cual demuestra que tenemos los mejores médicos.

Vamos a desarrollar esa estrategia con un inversor privado, estamos desarrollando un centro de imagenología, el más importante de América Latina. Ese centro va a tener dos resonadores, un tomógrafo de 128 cortes, un angiógrafo y una sala híbrida. Eso para América Latina va a ser lo mejor. Tanto es así que Universal Assistence, la aseguradora del barco, quedaron tan conformes con el trabajo que hizo CASMU, que cuando tengamos esta sala híbrida nos van a colocar en la misma lista que el Sirio Libanés de San Pablo, o el Hospital Italiano de Buenos Aires para que en lo seguro cuando la gente elije donde atenderse, por una cirugía, un trasplante, una hemodinamia, un tratamiento oncológico, en Uruguay el único que va a estar es CASMU. Va a poder recibir la gente de Argentina, Chile, Paraguay…

 

HN: Alguien que es una figura en Uruguay, el ex Presidente de la República Tabaré Vázquez, que se lo vinculaba a otras instituciones, vino operarse al CASMU. En el momento pensé estaba mal la noticia o alguien había comentado mal. Pero sí, finalmente se termina operando allí en el CASMU este último mes.

RR: Exactamente. Tenemos tecnología de punta en el área urológica, nuestros médicos urólogos hicieron ellos mismos la inversión para que el CASMU tuviera esta técnica de tratamiento laser. Conversando con el Dr. Tabaré Vázquez con el cual nos une una buena relación ya de años, porque él tuvo mucho que ver la salida de la institución, nos ayudó muchísimo, dice:

– Yo podía haber elegido Suiza, podía haber elegido Israel, pero elegí el CASMU por dos cosas. Primero que es la misma técnica, pero segundo la confianza en los colegas y en el personal que me iban a dar una atención humana, distinta a la que podía recibir en otro lugar.

Por eso, a pesar de ser socio de nuestra institución eligió el CASMU para este tipo de operación porque el CASMU tiene una tecnología de punta que en otros lugares no se encuentra. Bueno, estamos trabajando en eso, ¿no? Como le digo. Hacemos el Casmu Social, pero también estamos trabajando con las diferentes tecnologías para que nuestros usuarios tengan lo mejor.

 

HN: ¿Y qué va a pasar ahora? ¿Cómo ve la realidad del país con el tema sanitario?

RR: Esto trajo cambios que vinieron para quedarse, que son las consultas telefónicas que tenemos, pero el CASMU ha hecho una inversión interesante en eso en el sistema mutual, creo que esa la única institución que lo tiene, que es la telemedicina. Nosotros invertimos en telemedicina, compramos a la empresa que correspondía los derechos del software para poder hacerlo. Eso va a ser una parte ahora importante de las consultas, muchas se van a hacer por telemedicina, otras serán presenciales, pero eso también le va a facilitar a la gente, porque a veces la gente no quiere salir de su casa no puede salir, y puede tener su consulta con su médico a través de la telemedicina.

¿El futuro? Yo soy optimista, creo que se ha actuado muy bien. Creo que estamos en la salida del tema de la pandemia, no lo puedo asegurar, no lo pueden asegurar los epidemiólogos, ni los infectólogos, de los cuales tenemos de lo mejor en el CASMU y lo hemos consultado, pero la imagen que uno ve es que Uruguay, por suerte, y debido a las medidas que se fueron tomando y que es una tierra, digamos, bendecida por Dios porque acá no entró el cólera, entró en toda América, en Canadá, acá no entró. El dengue autóctono no entró. Ahora tenemos el COVID y vemos lo que pasa en Argentina y Brasil y en otros países y en Uruguay, por suerte, pasa de esta manera. Creo que tiene que ver con nuestro pueblo y el esfuerzo de todos y cada uno, que la gente en realidad todos los que tenían que cuidarse se cuidaron. Es decir, por cuenta propia los veteranos se quedaron en su casa y no salieron y evitaron que esto se propagara. Ves a los niños que van con el tapaboca, las escuelas se suspendieron, los liceos se suspendieron. Es decir, hubo medidas que sin afectar al más pobre o con mayores dificultades, permitieron que el país saliera.

Creo que la forma que se manejó en ese sentido fue muy adecuada porque permitió que la gente con menores recursos pudiera salera a buscar el pan y a defenderse como tiene que hacerse. Por otro lado, los que tenían mayor riesgo se cuidaron, estuvieron adentro, y todos lo demás que salieron lo hicieron cuidándose, usando el tapaboca, lavándose las manos, etc., y eso es lo que es el éxito de Uruguay.

 

HN: Y la gente, como decías, aceptó la medida de quedarse en casa. La gente más grande principalmente, porque somos un país de gente grande. Y al principio todos eran pesimistas por eso, porque si llega el virus general se complica de verdad.

RR: Nosotros lo obviamos porque nuestra población es de mucho más veteranos. Por ejemplo, el CASMU de los 200.000 socios que tiene, 50.000 tienen más de 65 años. Por eso nosotros preparamos, teníamos 38 camas de intensivos con ventiladores, e inmediatamente pasamos a 45 camas, y a la semana ya teníamos 65 camas de intensivo con ventiladores. Cada cama con su ventilador, porque sabíamos lo que nos podía pasar y sabíamos la atención que debíamos brindarle a nuestra gente. Pero tuvimos eso de que la gente dijo “yo me voy a cuidar”. Me acuerdo de una colega que me dijo: “estoy re angustiada porque no veo a papá y a mamá para no contagiarlos de algo les dejo las cosas en la puerta de la casa, las compras lo que sea, pero no entro”. Y es verdad. Muchos hijos, nietos no iban a ver a los abuelos. Cosa que lógicamente, sicológicamente es tremendo, pero era necesario justamente para preservar la vida.

Tanto fue que este año hubo menos muertos de lo que ocurrió en dos años. Es decir, si nosotros veíamos la epidemia de gripe y la cantidad de gente que se nos moría en esta época no ha pasado, hay menos muertos. Porque debido a que todo el mundo se quedó adentro se evitaron de agarrar otro tipo de infecciones que también producían la muerte. Hay menos mortalidad.

 

HN: Y eso nos lleva a tener que obligar ciertas medidas, por ejemplo, el uso del tapabocas de ahora en adelante, al entrar a la institución, ¿por ejemplo?

RR: Hay cambios importantes no solamente para la institución, también para las vinculaciones nuestras, en un shopping o en otros lugares. Fue muy bueno lo que hizo el Ministerio de Salud Pública (MSP) de tener bastante vacunas y de tenerla en tiempo y forma para evitar contagiarnos de la enfermedad. Pero por otra cuidarnos más, usar más el lavado de manos. El otro día lo hablaba con el Ministro de Cultura, con Da Silveira y él me decía:

– Tenemos que inculcar más el lavado de manos de vuelta e insistir sobre eso, fundamentalmente en los niños. Tenemos que volver al siglo 19.

Y es cierto. Tenemos que trabajar mucho, más fuertemente en el tema lavado de manos, la medida más boba y la medida más importante que nos evita todo tipo de infecciones. A parte de que el agua potable que tenemos en el Uruguay es fenomenal. Hoy el lavado de manos es fenomenal.

Y lo otro, usar tapabocas, me parece que todos los inviernos vamos a tener que usar tapabocas cuando tengamos que ir a un lugar donde haya mucha gente.

 

HN: Hace unos meses el CASMU tenía ciertas prioridades. Venían por el lado de la emergencia, del servicio justamente de familia. ¿Ahora hay otras prioridades? ¿Esto cambia o no?

RR: Las prioridades siguen siendo las mismas. Lo que cambió fue que tuvimos que enfrentar la emergencia. Y para enfrentar la emergencia tuvimos que dejar esas prioridades para dedicarnos a estas otras de la emergencia. Pero ahora que esto pasa, la idea nuestra es desarrollar un fuerte sistema de medicina familiar, mantener bien la puerta de emergencia cuidada, y fortalecer la 1727 tal como teníamos pensado.

 

HN: ¿Cuáles son las novedades el CASMU de ahora en más?

RR: Lo más importante es el piso 4 y 5, que lo vamos a terminar. Un piso de alto nivel que lo invito a conocerlo. El centro de imagenología, que va a ser espectacular. Invito a la gente a asociarse al CASMU por si lo necesita poder usarlo. El fortalecimiento de toda la red que tenemos de atención primaria, tenemos local ya alquilado en Parque Posadas que no lo pudimos abrir, locales alquilados en el hipódromo que Maroñas, Punta de Rieles, Sayago. Los alquilamos para abrirlos en marzo, pero claro, llegó el COVID y no pudimos hacerlo como queríamos.

Vamos a ir hacia el interior. Vamos a ir a Río Branco. Nos vamos a instalar ahí, nos vamos a instalar en Melo, nos vamos a instalar en Treinta y tres. Allí probablemente vayamos más rápido porque vemos que la gente está necesitando una institución como CASMU, vista la situación que tiene ellos con el COVID. Pensamos ir a Minas, es decir, seguir todo el eje de la ruta 8, con la idea de también brindar servicios el lado de Brasil, a través de Río Branco, en una zona que requiere mucha atención y que también hay una ley que complementa la atención médica a ambos lados de la frontera.

La idea nuestra es colocar al CASMU, primero como la mejor institución de nuestro país, creo que ya lo es, pero depende de la valoración de la gente, pero después seguir trabajando fuertemente para que sea una institución de las más importantes de América. Estamos estudiando con Horacio Rodríguez Dulcini, nuestro Gerente de Recursos Humanos, ambos somos profesores asociados de la Universidad Sur de California, una de las más importantes de Estados Unidos, y la idea es generar con ellos un convenio para generar programas de intercambio que fortalezcan la atención de nuestros usuarios, y el mejoramiento de la calidad de nuestros médicos, lo que va a significar también que nuestros pacientes sean mejor atendidos.

 

El Presidente del CASMU, que nos comparte el caso del crucero Greg Mortime


Si no puedes ver la entrevista, comprueba en este enlace la completa entrevista al Empresario Dr. Raúl Rodriguez.

Puedes comprobar también la entrevista en audio: