¿Existen personas más inteligentes que otras?

¿Son más inteligentes los estudiantes que son “buenos” en matemáticas? ¿Qué hace de una persona ser talentosa? De acuerdo con Howard Gardner la inteligencia tiene dimensiones diferentes a partir de los estudios que realizó de los genios en la historia como Beethoven, Einstein o madame Curie. En su Teoría de las Inteligencias Múltiples estableció los fundamentos que contrarrestan al paradigma de una inteligencia única.

Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia, no todas las personas desarrollan el mismo tipo de inteligencia. Así pues, Gardner no entra en contradicción con la definición científica de la inteligencia, como la «capacidad de solucionar problemas o elaborar bienes valiosos». De allí que si bien Beethoven fue un genio para la música, pero no para las ciencias básicas, o un deportista como Messi tampoco, pero se destacan en otras dimensiones como la inteligencia musical y la inteligencia física.

El ser humano nace incompleto respecto de su actividad cerebral que va madurando a lo largo de su vida, por lo que la experiencia que va adquiriendo a va desarrollando las diferentes dimensiones de la inteligencia, tanto en la familia, en la educación escolar o en su vida cotidiana.

Dimensiones de la inteligencia

Según Howard Gardner la inteligencia es múltiple y generó una nueva tipología con la cual es un aporte clave para la educación y la formación docente. Estas dimensiones son:

Inteligencia lógico-matemática

Es la que poseemos para resolver problemas tanto lógicos como matemáticos. Comprende las capacidades que necesitamos para manejar operaciones matemáticas y razonar correctamente.

Inteligencia lingüística-verbal

Es la fluidez que posee una persona en el uso de la palabra. Destreza en la utilización del lenguaje, haciendo hincapié en el significado de las palabras, su orden sintáctico, sus sonidos.

Inteligencia visual-espacial

Es la que nos permite crear un modelo mental de formas, colores y texturas. Está ligada a la imaginación. Una persona con alta inteligencia visual está capacitada para transformar lo que crea en su mente en imágenes y ubicarse en un determinado espacio.

Inteligencia corporal-cinestésica o corporal-kinestésica

Permite controlar los movimientos de todo el cuerpo para realizar actividades físicas. Se usa para efectuar actividades como deportes, que requieren coordinación y un ritmo controlado, ballet, etc.

Inteligencia musical

Es la que nos permite crear sonidos, ritmos y melodías. Nos sirve para crear sonidos nuevos para expresar emociones y sentimientos a través de la música.

Inteligencia interpersonal

Consiste en relacionarse y comprender a otras personas. Incluye las habilidades para mostrar expresiones faciales, controlar la voz y expresar gestos en determinadas ocasiones. También abarca la capacidad para percibir las emociones en otras personas.

Inteligencia intrapersonal

Es la que nos permite relacionarnos con nosotros mismos, entender lo que hacemos y valorar nuestras propias acciones.

Inteligencia naturalista

Consiste en el entendimiento del entorno natural y la observación científica de la naturaleza como la biología, geología o astronomía.

Herramientas para estudiar la inteligencia

Al poder tipificar las diferentes dimensiones de la inteligencia nos da herramientas para abordar la diversidad de estudiantes en un curso, en especial cuando son niños o jóvenes. Por lo tanto a través dela educación deberíamos hacer que las personas visualizaran sus fortalezas, para desarrollarlas y aprovecharlas al máximo.

Todos conocemos a personas que tienen una especial capacidad para desarrollar alguna de estas inteligencias o varias a la vez y que, con el sistema escolar tradicional y uniforme, pueden haber fracasado o sentirse poco inteligentes, incluso haber dejado de intentar una carrera profesional más acorde a su verdadero potencial por no haberse detectado a tiempo.

Comprender cuáles son nuestras inteligencias particulares o las de nuestros hijos o estudiantes puede ser el principio de nuestro éxito personal y de nuestro centro educativo. El rol del maestro o docente es generar el clima que permita esa búsqueda para construir sus identidades que les permita construir con seguridad su vida en todas sus dimensiones.

Asumir que no todos tenemos las mismas capacidades, y que aprendemos de manera distinta nos lleva a plantear una organización del aula diferente para hacer una escuela mucho más activa, basada en metodologías que no imparten pasivamente los conocimientos (explicación, pizarra, ejercicios) sino que los alumnos los “construyen” y descubren con su propia acción, implicándose en ellos como en el Aprendizaje Basado en Proyectos.

En este sentido, más que organizar curricularmente un estudio, lo que importa es el clima de aprendizaje que se necesita  para construir un modelo integrador donde todas las personas  con sus particularidades y diferencias puedan aprender así como aprender a convivir con otros que son diferentes.

Sin duda, no es una “escuela más fácil”, pero sí más motivadora, plural y exigente para todos. Esto implica el cambio de rol de profesor ya que tiene que convertirse en un dinamizador, un organizador nato, un líder educativo del grupo y un “coordinador de aula y asesor personal” para conocer el potencial de cada uno y de todos, logrando que el aprendizaje sea lo más eficaz y satisfactorio posible.

Modelo para estudiar la inteligencia

Los principales principios de este modelo integrador debería tener como ejes:

  1. Incremento de la autoestima e identidad personal
  2. Desarrollo de la motivación y el amor al estudio
  3. Entusiasmo por el trabajo de equipo y de cooperación
  4. Reducción significativa de los problemas de competitividad y de conducta
  5. Desarrollo de actitudes altruistas y de líderes positivos
  6. Incremento muy relevante en el aprendizaje y mayor relación colegio-entorno educativo.
  7. Por lo tanto se hace imprescindible:
  8. Valorar las inteligencias de los alumnos
  9. Diversificar los contenidos y las estrategias didácticas
  10. Innovar las metodologías
  11. Aplicar un aprendizaje activo y real
  12. Utiliza las TIC
  13. Evaluar desde las inteligencias múltiples.

Finalmente, no existen estudiantes malos o buenos, sino personas diferentes que aprenden de manera diferente, con intereses distintos, por lo cual los procesos de aprendizaje que viva van a condicionar su vida futura, todo niño tiene derecho a tener éxito en algo. Ser reconocido por los demás, en aquello que sabemos hacer bien, y también aprender que sin error no hay aprendizaje profundo, lo que es clave para construir una identidad y una autoestima basada en logros propios de un ser feliz y seguro.

Carolina Abuchalja:

Directora de Facultades y Miembro del Rectorado

Sobre la diversidad Humana y la Inteligencia 1