Una visión renovada de la Educación

En la actualidad, no es suficiente lo que la escuela enseña, por ello, es necesario repensar y transformar los planes y programas curriculares para que los educandos puedan contar con las estrategias necesarias para integrarse en esta nueva sociedad, donde lo único permanente es el cambio.

Hay muchos factores que intervienen en el proceso de enseñanza para lograr un aprendizaje significativo en el educando, el objetivo es que pueda formarse en competencias.

Debemos definir a las mismas como comportamiento, porque es preciso poderlas identificar para lograr en los educandos habilidades, destrezas, conocimientos y valores que les permitan lograr soluciones a los problemas que se le presenten a lo largo de la vida.

La educación en Uruguay

La educación de hoy en el Uruguay ha adquirido un nuevo camino con grandes cambios para responder a las necesidades de niños, niñas, jóvenes y de la sociedad actual.

La enseñanza basada en competencias es una opción educativa caracterizada por un nuevo rol en la formación, en la cual este proceso se convierte en generador de capacidades que permitan a los sujetos la adaptación al cambio, el desarrollo cognitivo y socio-afectivo, la comprensión y la solución de situaciones cada vez más complejas, mediante la combinación de conocimientos, teóricos, prácticos, experiencias y conductas.

Los nuevos programas con esta perspectiva nos permiten elaborar proyectos con una visión más integral, lo que lleva a desarrollar en forma continua las competencias de los educandos, donde las prácticas resultan más cercanas a lo que ocurre en la vida cotidiana.

Hay cuatro pilares fundamentales en la educación basada en competencias:

  • El saber, (que representa el conocimiento),
  • Saber hacer (que representa los procedimientos),
  • Ser (que representa las actitudes),
  • y el para qué (que es en sí la finalidad).

De esta forma la enseñanza por competencias, en donde el saber -que es todo aquello que tiene que ver con el conocimiento- se complementa con ejes fundamentales para la aplicación de ese conocimiento, su relación en comunidad y la reflexión personal sobre el mismo.

La enseñanza por competencias, no desecha los modelos antiguos de enseñanza sino que retoma de estos lo positivo.

Toma algo de lo tradicional, del conductismo y por último del constructivismo, de esta manera la estructura se complejiza y a la vez se fortalece.

Además es importante entender que la educación basada en competencias traslada el foco de atención del docente al estudiante ya que no es preguntarse qué voy a enseñar a los educandos, sino preguntarse qué necesitan aprender.

Por otro lado, hace del docente un facilitador y del educando un participante activo dentro de la clase. Las competencias se acercan a la idea de aprendizaje total, en la que se lleva a cabo un triple reconocimiento:

  1. El valor de lo que se construye,
  2. los procesos a través de los cuales se ha realzado la construcción (metacognición), y
  3. como la persona ha construido.

En la educación, pueden definirse como la convergencia entre los conocimientos de la disciplina, las habilidades genéricas y la comunicación de ideas. Las mismas, son parte y producto final del proceso educativo.

La trascendencia de esta nueva propuesta, está en la necesidad de superar un modelo priorice los contenidos en base al conocimiento, ya que debemos entender que los conocimientos aprendidos hoy serán obsoletos mañana.

Las habilidades genéricas, por otro lado, no envejecen, se desarrollan y aumentan, especialmente si se aprenden en un clima libre y respetuoso de aprendizaje.

Educación por competencias 1

Los conocimientos aprendidos hoy serán obsoletos mañana. Las habilidades adquiridas, por otro lado, no envejecen, se desarrollan y aumentan, especialmente si se aprenden en un clima liberal de aprendizaje.

Mag. Carolina Abuchalja