¿Pero qué es esto de la “distribución capilar”?

Parece un título que hace dudar hasta al más erudito de los logistas, a no ilusionarse los que tienen problemas en materia capilar, no presentaremos ninguna solución para ese eterno problema, por lo menos en esta oportunidad. 
Pero nada más cierto de destacar que la importancia de la “distribución capilar”, también conocida como la de la “última milla” o “Distribución Urbana de Mercaderías” (DUM) en lo relativo al transporte de productos en los centros poblados.

Para abordar el tema debemos definir como distribución capilar, urbana o de la última milla aquella que comprende los movimientos de mercancías, con sus operaciones asociadas tales como entrega, recolección, transferencias, carga/descarga en puntos de venta o recolección y retornos, como parte del proceso de la logística en el tejido urbano.

Cuántos dolores de cabeza dan a nuestras empresas la distribución de mercadería en el centro de Montevideo o en barrios de alta densidad poblacional y nos animaríamos a decir en algunas ciudades del interior del país. Llegar a tiempo a entregar el pedido del cliente final es toda una odisea. Usamos camiones de diversos tamaños, motos, bicicletas, los simpáticos monopatines eléctricos y no menos importante a quienes caminando por la ciudad llegan al cliente final. Cada uno de ellos se enfrenta a diario a embotellamientos, estacionamientos en doble fila, calles en mal estado, cambios de rutas por reparaciones o congestionamientos, y lo más temido, un cliente ausente. Sumemos a esto los altos costos en combustible, salarios, horas extras y porqué no alguna sanción pecuniaria por parte de quienes controlan el ordenamiento vehicular. Pero sobre todo, la posibilidad de perder un comprador que espera su ansiado pedido. Cuánto estrés para una empresa y más aún para el logístico responsable. Cuántos recursos y esfuerzos invertidos para cumplir en cortas distancias con una entrega o recolección. 

Por otro lado, somos activos partícipes en la problemática del tránsito, estacionando en doble fila, provocando embotellamientos, como consecuencia de nuestras actividades de distribución principalmente al momento de la carga y la descarga. Por otro lado, debemos destacar que esta distribución capilar es una actividad de vital importancia para el desarrollo de la vida en los centros urbanos para lo económico, social, cultural y humano. Pensemos en qué pasaría si no se pudieran distribuir lácteos en el centro de la ciudad o en barrios como Pocitos y Punta Carretas por el denso tráfico. O si faltan los cotidianos insumos para los centros hospitalarios, papel para las oficinas o alimentos en los diversos centros de atención a la infancia. 

El costo de la distribución capilar

Muchos analistas coinciden en que el costo de la distribución capilar puede llegar a representar un 53 % del precio total del producto. Sumemos a esto que en los tiempos que corren pocos clientes están dispuestos a pagar por el envío. Pero sin duda que alguien debe asumir esos altos costos, y en este caso son los eslabones de la Cadena de Suministros.

Sin duda que el E-commerce es una de las principales razones de la explosión de la distribución capilar en nuestros tiempos y como dualidad, generadora de valor para la empresa logística y a su vez de grandes desafíos.

¿Cómo podemos reducir costos manteniendo un alto nivel de servicios?

La Logística moderna presenta varias alternativas a este actual y oneroso problema. Aquí presentamos algunas de éstas, que en algunos casos ya se han implementado en Europa y en Asia.

Adaptación de las flotas de vehículos:

En unión con la logística verde, se propone utilizar en la distribución vehículos tales como: bicicletas, motos eléctricas, triciclos, segway para cargas o coches eléctricos de pequeñas dimensiones. Soluciones amigables al medioambiente que incluyen no sólo las locomociones por su baja emisión de gases, sino además por su bajo nivel de ruido y espacio ocupado.

Distribución nocturna de mercancías:

Este tipo de distribución es muy práctica y mejora los tiempos de entrega o recolección. Como contrapartida es generadora de ruido y por tanto crea problemas con los vecinos. Otro punto a remarcar es que al ser una actividad nocturna aumentan los riesgos de inseguridad para los trabajadores.

Centros urbanos de distribución:

Muchas empresas han decidido alquilar o adquirir pequeños locales en los barrios de mayor densidad. Combinando esto con repartos de tramos cortos, utilizando medios amigables con el medio ambiente y no molestos para los vecinos. Ejemplo de ello es la utilización de bicicletas en todas sus formas y pequeños vehículos eléctricos. En algunos países se buscan locales de pequeñas dimensiones con crecimiento vertical, mientras que en otros se priorizan las plantas bajas y los sótanos. Estos locales se utilizan, la mayoría de las veces, para mercaderías de alta rotación o bien como centros de cross-docking. En nuestra capital ya se han transformado inmuebles de bajo valor en instalaciones logísticas.

Optimización de la capacidad de los vehículos:

Este tema es de nunca terminar, los responsables de la distribución pocas veces optimizan los espacios en los vehículos. Este es un problema a destacar en la distribución urbana de mercancías. En la mayoría de los casos nuestros vehículos de distribución, circulan por la ciudad con una capacidad muy por debajo de la carga óptima, provocando un considerable aumento de los trayectos que deben realizarse para cubrir todas las necesidades de la distribución capilar en la ciudad.

E-commerce:

Como mencionamos anteriormente, el aumento del E-commerce creó nuevos desafíos en el área de la distribución. Por ello, se debió buscar nuevas formas para que el producto llegara al cliente final. Una de las soluciones es que este último elija la tienda cercana donde desea recoger su pedido. Cuando el producto llega al establecimiento elegido, el cliente recibe una notificación por e-mail y se establece un plazo para recoger su producto. Sistema muy utilizado hoy por Amazon en los llamados “Puntos de recogida”.

BIBLIOGRAFÍA

Mag. Cap. Jorge Urrutia Schnyder

El Capitán de Navío Jorge Urrutia es egresado de la Escuela Naval del Uruguay y del U.S. Naval War College. Cursó su Maestría Universitaria en Dirección de Empresas Logísticas y de la Cadena de Suministro en la Universidad Camilo José Cela de Madrid. Es Máster en Logística Internacional y e-commerce egresado de la Escuela de Negocios de la Innovación y los Emprendedores (IEBS) de Barcelona. Diplomado en Logística de la Universidad Rey Juan Carlos. Licenciado en Sistemas Navales. Se ha desempeñado en actividades logísticas en el ámbito público y privado a nivel nacional e internacional.

Es docente de la Facultad de Ingeniería de la UDE en la asignatura Logística Integral.

Leave a Reply